No es recomendable portear con abrigo, ni tú ni tu bebé, ¿pero tienes claro el por qué de esta recomendación? Sigue leyendo si quieres portear con seguridad y comodidad…

Cuando empiezas a portear, son muchas cosas las que se tienen que tener en cuenta. No usar enterizos, qué portabebés son los mas adecuados para tí y tu bebé, bascular bien la pelvis, la postura en M, tu comodidad… y a veces, sobre todo si empiezas a portear a final de verano, se nos olvida un dato muy importante para cuando llega el frío.

NO PORTEAR CON ABRIGOS NI BUZOS

Por varias razones que te voy a explicar a continuación, la primera de ellas la más importante:

  • VÍAS RESPIRATORIAS DESPEJADAS – Como bien sabrás, es totalmente imprescindible para un porteo seguro asegurarte de que las vías respiratorias de tu bebé, están totalmente despejadas, y si no lo sabes, ve ahora mismo a leer este artículo. Para ello, entre otras cosas se necesita un ajuste óptimo del portabebé, algo muy difícil de hacer si tienes mucha ropa entre tu bebé y tú.
  • LOS BEBÉS SE DUERMEN – Si, si has porteado, por poco que lo hayas hecho, lo sabrás, los bebés se duermen al ponerlos en el portabebé. Y ahora, que llevas tu abrigo, a tu bebé con su buzo, se ha dormido y llegas a casa. ¿Vas a estar hasta que se despierte en el balcón con todo puesto para no achicharrarte dentro de casa? ¿O lx vas a despertar para sacarlx del portabebé y quitarle el abrigo/buzo?
  • CONTACTO – Una de las grandes razones para portear, es el contacto que ello te brinda con tu bebé, que pierdes totalmente con abrigos de por medio.
  • COMODIDAD – No hay nada más incómodo (tanto para tí como para tu bebé) que llevar un portabebé con mucha ropa. No se ajusta bien.

Y ENTONCES, ¿CÓMO NOS ABRIGAMOS?

Pues por fuera, llevas tu ropa normal que llevarías en interior, tu bebé exactamente lo mismo (recuerda no usar enterizos o usarlos una talla más grande), y una vez puesto el portabebé, te abrigas por encima.

Es mucho más cómodo, y sobre todo, mucho más seguro.

Te aseguras de poder tener una buena postura que con mucha ropa sería muy difícil de conseguir, y sobre todo, de ajustar bien el portabebé para mantener las vías aéreas despejadas y no tener acolchados entre tu bebé y tú.

¿Y CON QUÉ NOS ABRIGAMOS?

Pues existen varias opciones que te comento a continuación, muy cómodas y de lo más molonas, pero si no te quieres gastar nada, coges un forro polar bien gordito que os cubra a ambos, y apañao 😉

Si no tienes, o quieres algo más para diario que sea cómodo y calentito, tienes varias opciones:

SUDADERAS DE PORTEO

Cómodas, muy muy calentitas y con un cuello enorme para no pasar nada de frío. Inlcuyen también un gorro (se puede quitar) para el bebé, y se pueden usar tanto para portear delante como a la espalda, contando con un bolsillo en ambos casos.

ABRIGOS DE PORTEO

Algo más económicos pero no tan tan abrigados, y es que no cuentan con cuello para abrigarte (tienes cubrecuellos dobles para complementar), ni con capucha para el bebé. Como pro, lo puedes usar también durante el embarazo y como abrigo normal (sin portabebé). Y si, también se puede portear a la espalda.

COBERTORES DE PORTEO

Una gran opción si porteais varios miembros de la familia, y es que te permite usar el cobertor para abrigar a tu bebé junto con tu propio abrigo, por lo que es ideal para compartir. Cuenta con capucha para el bebé y bolsillo para tí, y además, lleva coralina desmontable para tener un cobertor más o menos abrigado según el tiempo que haga. Impermeable y cortavientos.

¿Y SI QUIERO PORTEAR SOBRE EL ABRIGO?

Pues tienes que tener en cuenta varias cosas:

  • EDAD DE TU BEBÉ Y NIVEL DE DESARROLLO – Tu bebé tiene que tener una edad suficiente como para que mantenga la postura por si mismo y pueda mantener las vias respiratorias despejadas sin ayuda (control cefálico total que se mantenga sentadx)
  • PRENDAS NO MUY GRUESAS – Cuanto más grueso sea el abrigo, más difícil e incómodo será portear sobre él. Elige prendas abrigadas con el mínimo grosor.
  • PRENDAS NO RESBALADIZAS – Elige prendas que no tiendan a resbalar. Será un ajuste mucho más cómodo y preciso.
  • PRENDAS ELÁSTICAS Y AJUSTADAS A TU CUERPO – De nuevo, si eliges este tipo de prendas, será mucho más cómodo portear.